La noche de copas en Sitges sin distancia social que puede reabrir el ocio nocturno