Los médicos descartan la sumisión química tras los pinchazos: son agresiones

Los médicos descartan la sumisión química tras los pinchazos: son agresiones