Separados y sin mirarse: el reencuentro de los acusados del crimen de la Guardia Urbana