Afeitado, con gafas y en una cabina blindada, Igor el Ruso reconoce que disparó contra dos personas