Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Allegados de Tomás Gimeno reconocen la funda del edredón y la botella de buceo recogidas en Tenerife

08/06/202113:02h.Actualizado:08/06/202118:00h.
  • La botella de buceo ha sido identificada además por la chapa con el timbrado de las revisiones que había pasado

  • La funda nórdica se enviará a los laboratorios de criminalística para encontrar restos de ADN

botella de buceo, la funda de un edredón nórdico y otros enseres han sido recogidos por el robot submarino Liropus del Instituto Español de Oceanografía este lunes mientras rastreaban el fondo del mar, al este de la isla de Tenerife. Así lo ha confirmado este martes la directora de la Guardia Civil, María Gámez, durante una visita a la comandancia de Murcia. 

Ya se ha podido confirmar que estos objetos pertenecen a Tomás Gimeno, que desapareció llevándose a sus dos hijas, Olivia de seis años y Anna de uno, a raíz de las declaraciones de familiares y allegados, que han sido llamados para ver si podían reconocerlos como suyos. Son las primeras pistas que tienen los investigadores para dar con su paradero, desde que la madre de las menores denunció su desaparición, el pasado 27 de abril.

Según fuentes de la investigación, la botella de aire comprimido no estaba vacía del todo y, de momento, los agentes están investigando dónde y cuando se pudo recargar. Por otro lado, la identificación del edredón se ha hecho fotográficamente. Se realizó una inspección a fondo de la zona por si el edredón podía haber envuelto a alguna de las niñas y utilizar la botella como lastre, aunque, hasta ahora no se ha encontrado nada más. Los técnicos aseguran que después de un mes a esa profundidad sólo sería posible encontrar fragmentos óseos debido a la presencia de fauna marina y microorganismos.

Estos objetos se encontraban a una profundidad de entre 1.000 y 1.500 metros y fueron guardados en cajas selladas para mantener la cadena de custodia. Después fueron trasladados a dependencias de la Policía Judicial de Tenerife, que se ha encargado de identificar la botella que el hombre utilizaba para hacer pesca submarina, lo que ha sido posible mediante la chapa con el timbrado que se coloca después de pasar las revisiones obligatorias periódicas. 

La sábana será enviada al laboratorio del Servicio de Criminalística de Madrid para analizarla en busca de ADN y poder cotejar las muestras con las recogidas en la casa, el coche y la barca de Gimeno.

Todo hace pensar que el hombre de 38 años acabó con la vida de sus hijas, arrojó sus cuerpos al océano y después se suicidó. Pudo utilizar la botella de buceo para lastrarlos y evitar que salieran a flote. Se desconoce cuánto peso total pudo cargar Gimeno del coche a la embarcación, pero lo que parece claro es que las bolsas eran pesadas y por eso tuvo que realizar varios viajes. Si se cuenta, además, con la botella, el cinturón de plomos y el ancla hay lastre más que suficiente para sumergir los tres cuerpos

Por esta razón el trabajo del buque Ángeles Alvariño, que según lo previsto terminaba este martes las labores de rastreo, se prolongarán al menos hasta el próximo día 14, en la zona en la que han sido encontrados estos objetos.