Alquilan una casa rural en Tarragona, montan una fiesta de 200 personas y no pagan el alquiler