El asesino confeso de Marta Calvo, impasible y tranquilo en la enfermería de Picassent