Así era la fiesta en un convento de Derio en la que participaban más de 60 jóvenes