Agresiones con palos y lluvia de piedras en la detención del fugitivo más buscado de Granada