El mar se tiñe de plata: un enorme banco de sardinas se refugia de sus depredadores en Cádiz