El bar clandestino en el interior de un piso de Barcelona que funcionó durante el confinamiento