Los inmigrantes de la furgoneta kamikaze de Ceuta pagaron 1.000 euros cada uno por cruzar la frontera