El beticismo se vuelca con una bufanda perdida

El beticismo se vuelca con una bufanda perdida