Siete cabras, tres burros y un perro: la “ilegal” compañía de un peregrino a la fuga en La Rioja