Catanas, machetes y un subfusil: el arsenal de una peligrosa banda de atracadores desarticulada en Granada