Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Unas cámaras especiales analizan las imágenes de los bultos que transportó Tomás Gimeno en su barca

04/06/202106:34h.
  • Los investigadores han analizado las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del puerto la noche del 27 de abril

  • El hombre estaba solo y sacó seis bultos del coche que cargó en su embarcación

  • El rastreo en el mar se prolongará una semana; el coste del dispositivo supera los 300.000 euros

Las cámaras de seguridad de la Marina de Tenerife grabaron a Tomás Gimeno la noche que desapareció con sus hijas, Olivia de seis años y Anna de uno. Bajó seis bultos de su coche y los cargó en su barca. Tuvo que hacer tres viajes. Luego salió a navegar. Dos horas más tarde fue interceptado por una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil cuando regresaba al puerto. Los agentes no encontraron nada extraño.

Todo hace pensar que el hombre arrojó el equipaje al océano y ahora lo buscan con un robot submarino en el fondo del mar, al sur de la isla. También intentan determinar si esos bultos pueden corresponder a los cuerpos de las niñas, por lo que estudian sus dimensiones y el peso aproximados.

Este jueves técnicos de una empresa contratados por el juzgado que instruye el caso han estado tomando fotografías con una cámara de última tecnología que permite hacer un estudio tridimensional de los objetos. Utilizando como referencia por ejemplo un coche, a una persona o una bolsa de basura pueden cotejarlas con las imágenes y utilizar esos parámetros para calcular sus proprociones. 

Mientras el buque Ángeles Alvariño del Instituto Español de Oceanografía (IEO) sigue rastreando con un robot submarino el fondo del océano. Unas tareas que se prolongarán al menos una semana más. El coste del dispositivo podría suponer más de 300.000 euros.

  Estudio antropológico

Algunos antropólogos occidentales –principalmente europeos y también algunos norteamericanos- de finales del siglo XIX y el XX comenzaron a estudiar las fotografías en las investigaciones etnográficas. Estos informes disponen de un valor científico al ofrecer una representación visual de las personas en un entorno socio-cultural determinado y de un estudio empírico.

Requiere de una labor de campo y un cotejo con las muestras previamente obtenidas. Los investigadores recurren al empleo de las técnicas más modernas que tienen a su alcance para encontrar alguna pista y dar con el paradero de los desaparecidos.

Utilizando  escáneres e imágenes tridimensionales tratan de determinar el tamaño y el peso de los objetos que el padre de las menores cargó en su barca antes de salir a navegar. También han analizado otras variantes como el peso que llevaba el coche, al entrar en el puerto, dependiendo de la posición de los amortiguadores.