Circula con la puerta del coche abierta por las calles de Utrera porque no le cabe un televisor que lleva dentro