Embargo de cuentas y coches, la fórmula de Países Bajos para prevenir disturbios por las protestas