Los acusados del crimen de la Guardia Urbana se enfrentan a 25 años de cárcel