Una concentración por el asesinato de un joven en Murcia acaba convertida en una batalla campal