Ana Julia Quezada, frente a sus contradicciones en el juicio por el crimen del niño Gabriel