Decenas de jóvenes huyen en estampida de un botellón de Sevilla y se refugian de la Policía en bares y comercios