200 ataúdes caen por el acantilado tras el derrumbe del cementerio de Camogli, en el norte de Italia