El súper de Barcelona que explotaba a sus trabajadores: régimen de "semiesclavitud" y vigilados por 100 cámaras