La ladrona de taquillas de Barcelona, en acción