El detenido por el crimen de una vendedora de la ONCE en Albacete estaba obsesionado con el juego y le debía dinero