Dos de las seis últimas asesinadas por violencia machista habían denunciado y solo una tenía protección

Dos de las seis últimas asesinadas por violencia machista habían denunciado y solo una tenía protección