Endesa había cortado la luz a la vivienda okupada de Girona en la que han muerto dos personas tras un incendio