El escalador George King escala sin medidas de seguridad el Hotel Meliá de Barcelona