Una estafa hipotecaria de 100.000 euros pudo desencadenar el crimen de Marta del Castillo