Sol, playa... y cabras: la sorprendente visita que recibieron los bañistas en Granada