La familia de los tres fallecidos en una piscina de Mijas asegura que las víctimas sabían nadar