Tres días de infierno en Ourense: se han quemado ya 8.000 hectáreas, el doble que en 2018 y 2019