Tomás Gimeno se acobardó y por eso volvió a puerto tras arrojar a sus hijas al mar, según el portavoz de la familia