Los vecinos de Granada pasan la noche en la calle por miedo a más terremotos