La Guardia Civil desarticula una organización de narcotráfico especializada en ocultar los alijos en sofisticados dobles fondos de vehículos