Hasta 30.000 euros al mes y a mazazos: el botín de cuatro presuntos ladrones que reventaban máquinas tragaperras