3.000 hectáreas quemadas en Cuenca para ocultar un cadáver