José Luis, el taxista degollado en Alcalá, fue profesor hasta hace dos años y acababa de ser abuelo