Esto sí que es un circo: jornadas laborales de 12 horas a cambio de propinas

Los horrores que escondía el Circo Italiano: jornadas laborales de 12 horas a cambio de propinas