La imagen del delito: simulaban ser de la Cruz Roja para robar a ancianos en sus propias casas