El vertedero de Zaldívar, un año después de sepultar a Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze