A vista de pájaro: la plantación de marihuana que casi le cuesta la vida a tres guardias civiles