Una escultura hiperrealista de una mujer en Bilbao invita a reflexionar sobre la soledad de los mayores