Intervenidos más de 3.300 test rápidos de covid-19 que iban a ser utilizados para su venta ilegal