La joven que arrojó a su bebé recién nacida al río Carrión acudió a un control del embarazo a finales de enero