La jueza concluye que la explosión de la calle Toledo de Madrid fue accidental y archiva el caso