El jurado del caso Diana Quer, bajo presión: el veredicto es cuestión de horas