El asesino de Lorena Dacuña le asestó 20 puñaladas y esperó a su lado hasta que murió desangrada