“Por mi loro, lo que sea”: el curioso rescate que moviliza a un barrio de Sevilla